El Consejo Escolar del IES Vázquez Díaz de Nerva da el visto bueno a la propuesta del claustro de profesores para perpetuar la memoria de Laura Luelmo

Según informa Juan A. Hipólito para Onda Minera RTV Nerva, el aula de dibujo del IES Vázquez Díaz de Nerva en la que impartía clases la joven profesora zamorana Laura Luelmo, cuyo asesino confeso, Bernardo Montoya, permanece en prisión a la espera de juicio, llevará para siempre su nombre. A propuesta del claustro de profesores, así lo ha decidido el Consejo Escolar del centro educativo, del que forman parte una veintena de miembros, entre representantes de profesores, alumnos, madres y padres de alumnos, personal de administración y servicios, equipo directivo y concejal de Educación del Ayuntamiento de Nerva.

El Aula de Dibujo del IES Vázquez Díaz que llevará el nombre de Laura Luelmo.jpg

+ Información

El Consejo Escolar del IES Vázquez Díaz decidirá finalmente el lugar más apropiado para perpetuar la memoria de Laura Luelmo

Según informa Juan A. Hipólito para Onda Minera RTV Nerva, el director del IES Vázquez Díaz de Nerva, Isidoro Romero, donde impartía clases la joven profesora zamorana, Laura Luelmo, cuyo asesino confeso, Bernardo Montoya, permanece en prisión a la espera de juicio, elevará al Consejo Escolar del próximo 22 de enero la petición de los delegados de madres y padres de alumnos de poner el nombre de la malograda profesora al salón principal del centro educativo.

Alumnos entrando al IES Vázquez Díaz de Nerva.JPG

+ Información

Cientos de vecinos de la comarca secundan la marcha contra la violencia machista y en memoria de la joven profesora asesinada

Se llamaba Laura Luelmo y era de Zamora. Apenas llevaba trabajando una semana en el IES Vázquez Díaz de Nerva como profesora de dibujo en el Bachillerato de Arte y tan solo un par de días como vecina de El Campillo, municipio de la Cuenca Minera de Riotinto, donde se fue a vivir. El cuerpo sin vida de esta joven profesora de 26 años aparecía seis días después de su desaparición en los alrededores de la aldea de Traslasierra. Su asesino confeso, Bernardo Montoya, ya está en prisión a la espera de juicio. Esta mañana, cientos de personas procedentes de diferentes puntos de la Comarca secundaron la marcha en su memoria, y como muestra de repulsa hacia la violencia de género, organizada por el Club Runners de Nerva y el Trail Running de El Campillo, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad minera.

1339.jpg

+ Información

El Ayuntamiento de El Campillo pide respeto para sus vecinos y remarca que es un pueblo solidario y tranquilo

Susana Rivas, alcaldesa de El Campillo (Huelva), –donde apareció el cadáver de Laura Luelmo, la joven profesora zamorana que residía desde hace poco tiempo en la localidad y también el autor confeso del crimen–, ha remarcado que el municipio es “un pueblo solidario y generoso donde se respira tranquilidad todos los días del año”, por lo que ha pedido respeto para El Campillo y sus vecinos.

IMG_8253.JPG

+ Información

La familia de Laura Luelmo agradece el apoyo en la búsqueda pero pide que respeten su dolor y silencio

La familia de Laura Luelmo Hernández, la profesora hallada muerta en El Campillo (Huelva), ha hecho público un comunicado en el que agradece el apoyo de quienes participaron en la búsqueda de la profesora y en las concentraciones, pero pide que se respete “su dolor y su silencio”. 

Concentración Nerva 5.JPG

“Nuestro profundo agradecimiento a todas las personas, voluntarios, cuerpos de protección y seguridad, instituciones, amigos, vecinos, y todos aquellos que de forma anónima han participado en las labores de búsqueda y manifestaciones en memoria de Laura, prestándonos su ayuda, ánimo y apoyo”, ha agradecido la familia.

Pero, para el entorno familiar de la fallecida, en estos momentos “lo único importante es el esclarecimiento de los hechos, que se pueda hacer justicia y preservar la intimidad de Laura y de su entorno familiar”.

Por ello, han solicitado “respeto y comprensión” en unos momentos “tan dolorosos” y han expresado su deseo de “no hacer ninguna declaración ni asumir aquellas aparecidas en los medios de comunicación por personas ajenas”.

“Desde nuestro silencio, rogamos no nos causen más dolor haciendo declaraciones o difundiendo bulos o rumores que nos obligarían a tomar las medidas legales oportunas”, pide la familia de la profesora.