El Centro Cultural de Nerva inicia una campaña de captación de socios

La Sociedad Centro Cultural de Nerva se encuentra desarrollando durante este segundo trimestre del año una serie de conferencias sobre diferente temáticas y una intensa campaña de captación de socios con la intención de revitalizar al más que centenario casino tras la amenaza de desaparición vivida a comienzo de año.

La diputada Elena Tobar con el carnet de socio

La diputada Elena Tobar con el carnet de socio

Según informa Juan A. Hipólito, director de Onda Minera RTV Nerva y corresponsal de Huelva Información, tanto el pianista Javier Perianes como la diputada Elena Tobar, ambos nervenses, no ha dudado en prestar su imagen para que la campaña de captación de socios resulte exitosa. El alarmante descenso de socios detectado durante los últimos años llegó a poner en jaque la viabilidad del casino.
Para Tobar, el Centro Cultural de Nerva, fundado en noviembre de 1898, casi de forma paralela a la emancipación de la Villa de Nerva del municipio de Zalamea la Real, es un referente crucial en la historia de la cultura de nuestra provincia y posee un valor sentimental en la localidad minera, incalculable.
La responsable en materia cultural de la Diputación de Huelva lanzó un mensaje de ánimo, al tiempo que invitaba a todos a formar parte de la centenaria sociedad. “Es responsabilidad de todas las personas que sentimos este lugar como nuestro, de las que viven allí y de las que por diferentes motivos nos encontramos fuera, contribuir a que este espacio siga vivo durante muchos años más y que su historia sigamos escribiéndola con la fuerza que sólo a nuestra tierra de artistas, nos caracteriza”, destacó.
En la actualidad, el Centro Cultural cuenta con algo más de medio millar de socios, aunque en realidad tan sólo una cuarta parte de ellos disfruta de los servicios de la sociedad. La cuota de socio, que se establece en seis euros al mes, continúa inamovible desde hace años.
Ahora, la nueva junta directiva presidida por Francisco Vázquez, en su afán por captar nuevos socios, ha abierto el abanico de posibilidades para ingresar en la centenaria sociedad con nuevas cuotas para menores de 25 años y emigrante que sólo tendrán que abonar el 50 % de la cuota, es decir tres euros.
Vázquez, que a final de marzo salvó a la sociedad de su desaparición ante la ausencia de candidatura para cubrir la dimisión de su predecesor, quiere hacer del centro un nuevo punto de encuentro para todo tipo de asociaciones y colectivos, y para ello ha diseñado por programa de conferencias y tertulias en el que se vean identificados diferentes sectores de la sociedad.
De esta forma, ya han pasado por los salones de la centenaria sociedad varias ponencias sobre diferente temática como la ofrecida por Julio Marvizón sobre los nuevos avances relacionados con sus estudios sobre la Sábana Santa, a la que acudieron numerosos miembros de hermandades de la localidad minera, o la última dedicada a dar a conocer los trabajos de reinserción que se realizan en Huelva desde el Proyecto Hombre.
También se está llevando a cabo durante estos días una tertulia deportiva en la que colabora la emisora de radio y televisión municipal, Onda Minera RTV Nerva, sobre el camino del Nerva CF en su ansiado regreso a la Regional Preferente en la que participan diferentes jugadores, técnico y presidente del equipo local.
En su última asamblea general de socios celebrada a finales del pasado mes, los socios acordaron la novación de la hipoteca de 190.000 euros que tiene contraída la centenaria sociedad con una entidad financiera de la localidad minera con la intención de reducir la cuota mensual y alargar los años de vigencia que supondría un balón de oxígeno para sus asfixiadas arcas.

 

La candidatura de Vázquez salva al Centro Cultural de Nerva de su disolución

El Centro Cultural de Nerva, la segunda sociedad más antigua de España fundada en 1898, ha vuelto a salvarse inextremis de su disolución gracias a la elección de Francisco Vázquez, único candidato presentado en la última asamblea extraordinaria, como nuevo presidente de la centenaria sociedad, popularmente conocida como el Casino del Centro.

 

La asamblea de socios

La asamblea de socios

Vázquez, nervense de 44 años, afincado en Sevilla desde hace años por motivos laborales, informático de profesión, casado y con dos hijos, decidió presentar su candidatura al ver como pasaban los días sin que ninguno de los 570 socios con los que cuenta el Centro Cultural decidieran dar un paso adelante para salvar la institución más antigua de la localidad minera, después del Ayuntamiento, de la disolución a la que estaba abocado de quedar desierta la candidatura a la presidencia por tercera convocatoria consecutiva.

 

Francisco Vázquez

Francisco Vázquez

Aún así, Vázquez se topó con un primer escoyo inesperado planteado por un socio que llegó a poner en duda la legalidad de su candidatura, al no contar con la antigüedad suficiente como para presentarse al cargo de presidente, y recriminó al aspirante a presentarse en la sociedad sin proyecto alguno. El candidato recuperó la condición de socio que ostentaba desde los 18 años hace unos meses tras permanecer casi un año de baja por cuestiones personales.

 

El caso es que, los Estatutos de Régimen Interno en vigor, consultados por esta redacción, no especifican nada al respecto. Únicamente, el literal del artículo 22 recoge que, “podrán ser miembros de la Junta Directiva todas aquellas personas físicas mayores de edad que tengan condición de asociados, que se encuentren en pleno uso de los derechos civiles, y que no estén incursos en los motivos de incompatibilidad establecidos en la legislación vigente”. Por tanto, el candidato tenía todo el derecho a presentarse.

 

Varios socios salieron en defensa de Vázquez tras un primer amago del protagonista para retirar su candidatura tras ponerse en duda su condición de presidenciable. Hasta tres socios destacaron la voluntad del candidato para regir los designios de una sociedad a la deriva, sin candidato para liderar junta directiva alguna, alabando su valentía y solicitando un voto de confianza a la veintena de socios que acudieron a la trascendental asamblea en la que la centenaria sociedad se jugaba su existencia.

 

Finalmente, la candidatura salió adelante con el respaldo mayoritario de los asistentes que esperan del nuevo presidente un revulsivo que frene la sangría de socios y revitalice una sociedad en la que la mayoría de sus usuarios son pensionistas y jubilados, pero que goza de un patrimonio valorado en un millón de euros y cuenta con una deuda hipotecaria reconocida de 190.000 euros.

 

La idea de Vázquez es revitalizar la sociedad y hacerla más atractiva con la intención de conseguir una masa social más joven que garantice la continuidad de la institución. Además, abrirá las puertas del Centro Cultural al resto de asociaciones y colectivos de la sociedad local para hacerlos partícipes de su día a día, creará nuevas secciones similares a la micológica existente, y refinanciará la deuda hipotecaria para obtener mayor liquidez.

 

Pero de no reunir un equipo competente que le secunde en el intento, Vázquez se topará pronto con el mismo problema que terminó con la presidencia de su predecesor tras años antes de completar su mandato. Por el momento ya cuenta con cinco socios más que le acompañarán en esta aventura que acaba de emprender: Miguel A. Vázquez, Aurelio González, Manuel Vicente Calleja, Adolfo Gallego y Antonio Pachón.

 

El histórico Centro Cultural de Nerva a un paso de su disolución

El Centro Cultural de Nerva, la segunda sociedad más antigua de España con 116 años de historia, un valor patrimonial cercano al millón de euros y una deuda hipotecaria de poco más de 190.000, se encuentra a un paso de su disolución tras quedar desierta la convocatoria de candidato a presidente, una vez oficializada la dimisión de Salvador Prado en la última asamblea general extraordinaria celebrada en el salón de la centenaria sociedad.

La asamblea del Centro Cultural

La asamblea del Centro Cultural

Según informa Juan A. Hipólito, director de Onda Minera RTV Nerva y corresponsal de Huelva Información, ninguno de los alrededor de veinte socios que asistieron a la crucial asamblea, de los más de 500 con los que cuenta la sociedad, la inmensa mayoría jubilados, pudo evitar la sensación de bochorno que se adueño del lugar donde se celebrara la reunión, rodeados de cuadros de los pintores más grandes que ha parido esta Tierra de Artistas y del piano del insigne compositor Manuel Rojas, cuando el presidente dimitido preguntó por la existencia de alguna candidatura. El silencio que se produjo por espacio de unos segundos fue estremecedor. “Nadie”, volvió a preguntar Prado para obtener el mismo vacío como respuesta.

Tras unos segundos de incertidumbre, únicamente un par de socios se interesaron por si se había emprendido alguna de las medidas propuestas en la última asamblea para salvar la situación, además de volver a solicitar una respuesta razonada sobre la dimisión del presidente, que se va con el 75 % de su mandato por cumplir, y un lacónico, “y ahora qué”.

Las respuestas fueron las mismas que hace dos semanas. El presidente se va, además de por cuestiones personales, hastiado por la situación generalizada de apatía que vive la sociedad, cada vez con menor número de socios para afrontar los gastos que generan, y deja en manos del entrante, si es que se llegara a producir esa situación, la resolución de cuantas propuestas quedan encima de la mesa, incluida la propuesta para la mejora y evolución del Casino ofrecida por el sociólogo Miguel Mojarro, coordinador del grupo AZ Azoteas.

El viernes 28, a las 20:30 horas, se celebrará la última asamblea general extraordinaria que recogerá en el único punto en el orden del día la presentación de candidatura a presidente. Caso de no presentarse ningún candidato, los socios asistentes tendrán que afrontar la disolución de la sociedad, tal y como se recoge en los artículos del 38 al 44 de los Estatutos de Régimen Interno.

Para poderse disolver la asociación se precisa­rá la convocatoria de una asamblea general, citándose a los socios al efecto, en la que en primera convocato­ria, se preci­sa­rá la asistencia del 75% de la masa social, siendo válida la celebración de la misma en segunda convocatoria con cualquier número de asisten­tes.

De no impedir esta situación, en el acta de la asamblea general en la que se acuerde la disolución de la asociación, se relacionarán al margen los nombres de todos los asistentes, dando fe de la desaparición de la segunda sociedad más antigua de España y quedando para la historia como los firmantes de la crónica de una muerte anunciada.

Acordada la disolución de la asociación en la forma prescrita anteriormente, se abrirá el periodo de liquidación, hasta el fin del cual la entidad asociativa conservará su personalidad jurídica.

Los miembros del órgano de representación en el momento de la disolución se convertirán en liquidadores, a no ser que la asamblea general designe como tales a otras personas, o así lo decida el Juez que, en su caso, acuerde la disolución. A estos les corresponderá: velar por la integridad del patrimonio de la asociación; concluir las operaciones pendientes y efectuar las nuevas, que sean precisas para la liquidación; cobrar los créditos de la asociación; liquidar el patrimonio (según el Art. 32, la Sociedad Centro Cultural posee patrimonio propio de unos 900.000 euros aproximadamente, distribuidos entre edificio, enseres propios de la Sociedad y diversos cuadros de hijos de la localidad, entre ellos de Vázquez Díaz, José Mª Labrador, Monis Mora etc), y pagar las deudas (190.000 euros de hipoteca); aplicar los bienes sobrantes de la asociación a los fines previstos por los estatutos, y solicitar la cancelación de los asientos en el Registro. En el supuesto de que quedase un saldo económico positivo, se entregará a una institución benéfica y sin ánimo de lucro de la localidad.

De los socios consultados por esta redacción, entre los que se encuentran el anterior presidente, José Antonio Rodríguez, y el director del museo Vázquez Díaz, Juan Alfonso Barba, todos confían en que para la próxima asamblea saldrá una candidatura que frene la disolución de la sociedad, aunque el actual presidente en funciones, Salvador Prado no lo tenga tan claro y se prepare para lo peor.

Las sociedades culturales de la localidad minera nacieron casi paralelamente al proceso de emancipación de la Villa de Nerva, siendo el Centro Cultural la única en sobrevivir a todo el proceso histórico del municipio. Se trata de la segunda sociedad más antigua de España, fundada el 27 de noviembre de 1898, después del Círculo de Labradores de Sevilla. Los hijos más ilustres con los que ha contado esta localidad a lo largo de su historia han dejado su imborrable huella en la centenaria sociedad, desde el pintor Daniel Vázquez Díaz (presidente de honor y medalla de oro de la institución) hasta el compositor Manuel Rojas, pasando por el poeta José María Morón.

El Centro Cultural de Nerva espera hoy nueva candidatura para su presidencia

La sociedad Centro Cultural de Nerva, segunda más antigua de España con 116 años de historia, celebra el sábado por la tarde una nueva asamblea extraordinaria en la que se presentará de forma oficial la dimisión de su Junta Directiva y se abrirá el plazo para la presentación de nuevas candidaturas a presidente tras la renuncia anunciada hace unos días por Salvador Prado y los miembros más activos de su equipo.

Los socios reunidos en asamblea

Los socios reunidos en asamblea

Según informa Juan A. Hipólito, director de Onda Minera RTV Nerva y corresponsal de Huelva Información, tras haber agotado sólo el 25 % de su mandato, Prado puso su cargo a disposición de los socios el pasado 1 de marzo, hastiado por la actitud de apatía generalizada por la que atraviesa la sociedad, en una asamblea en la que el dimitido presidente informó de los esfuerzos realizados por su junta para reducir el capítulo de gastos ante el alarmante descenso de socios experimentado en los últimos años, que empieza a poner en peligro el abono de la hipoteca del casino, alrededor de 190.000 euros, en un futuro a corto y medio plazo.

En esa misma asamblea, la treintena de socios que asistieron a la misma, de los más de 500 que forman parte de la centenaria sociedad, sugirieron algunas propuestas para afrontar la actual situación, desde solicitar ayuda a las administraciones públicas hasta una subida de cuota, pasando por la venta de parte del patrimonio, la refinanciación de la deuda o la dotación de mayores contenidos culturales y nuevas propuestas atractivas con el fin de atraer a nuevos socios.

 

En cualquier caso, será el nuevo presidente que surja de esta nueva convocatoria y su junta directiva los que tengan que estudiar la viabilidad de todas esas propuestas. Pero la mayoría de los socios consultados por esta redacción temen que, al igual que pasara hace poco más de un año con su predecesor en el cargo, José Antonio Rodríguez y las tres convocatorias de elecciones que tuvieron que llevarse a cabo por falta de candidatos, este nuevo llamamiento caiga en saco roto. 

Propuesta de Mejora y Evolución

El equipo AZ Azoteas, expertos en la aplicación de proyectos sociológicos y educativos, que coordina Miguel Mojarro, se ofrece para desarrollar un proyecto de mejora y adecuación del Centro a la realidad actual de la sociedad. “Requiere una serie de condiciones para su aplicación, pero no son imposibles ni desmesuradas. Son requisitos que en todo caso son imprescindibles para que el Casino permanezca”, aseguran.

El proyecto de Mejora y Evolución de Casinos (MEC), es una adaptación del modelo que, basado en el modelo europeo de calidad, EFQM, ha sido utilizado por el sociólogo Miguel Mojarro, en procesos de formación de equipos directivos de entidades docentes y organizativas. Ha sido publicado en “A la calidad por la evaluación”, del que es autor el propio Mojarro y está enfocado a equipos directivos educativos.

La actual adaptación pretende dotar a los equipos directivos de los Casinos, de las herramientas necesarias de información, planificación y ejecución, que les permita afrontar intenciones de mejora y adaptación. Esto se puede hacer de dos maneras: mediante la actuación intuitiva de quien posea esta cualidad o por la planificación de una actuación que responda a un trabajo previo de carácter científico. El Proyecto MEC responde al segundo caso.

 

Historia de la Sociedad

Las sociedades culturales de la localidad minera nacieron casi paralelamente al proceso de emancipación de la Villa de Nerva. El Centro Cultural es la única que ha sobrevivido a todo el proceso histórico del municipio con nombre de emperador romano. Se trata de la segunda sociedad más antigua de España, fundada el 27 de noviembre de 1898, después del Círculo de Labradores de Sevilla. Entre los innumerables actos que ha acogido a lo largo de su dilatada historia destaca el homenaje realizado en octubre de 1911 al gran pintor Vázquez Díaz al que se nombró Presidente de Honor y se le otorgó la Medalla de Oro de la institución.

Los hijos más ilustres con los que ha contado esta localidad a lo largo de su historia han dejado su imborrable huella en la centenaria sociedad, desde el pintor Daniel Vázquez Díaz hasta el compositor Manuel Rojas, pasando por el poeta José María Morón. Así, el patrimonio cultural de esta centenaria sociedad no tiene parangón en la provincia de Huelva con obras de los mejores pintores que ha visto nacer la tierra de artistas decorando sus paredes: Vázquez Díaz, Pascual, Labrador, Monís Mora, Rosil, Mario León, etc.

 

Se busca presidente para la segunda sociedad más antigua de España

La sociedad Centro Cultural de Nerva, segunda más antigua de España, tendrá que buscar en el plazo de 15 días nuevo presidente y junta directiva que se hagan cargo del centenario casino tras la dimisión de sus actuales responsables en la última asamblea general extraordinaria.

Los tres miembros dimitidos de la Junta Directiva

Los tres miembros dimitidos de la Junta Directiva

Según informa Juan A. Hipólito, director de Onda Minera RTV Nerva y corresponsal de Huelva Información, a la decisiva reunión, en la que se debatió la situación económica por la que atraviesa la sociedad y a la que asistieron tan sólo tres de los ocho directivos con los que cuenta la junta (el presidente, Salvador Prado; el vicepresidente-secretario, Antonio Prado y el tesorero, Salvador Balbuena), acudieron una treintena de socios de los más de 500 con los que cuentan.

Antes de poner su cargo a disposición de la asamblea, Prado explicó que, “de seguir decreciendo el número de socios al ritmo que vamos (50 bajas al año), muy pronto no podremos hacernos cargo de las mensualidades que genera la hipoteca de 192.000 euros a la que el Centro Cultural está lastrado hasta el 2025. No es que estemos en números rojos pero cada vez salen las cuentas más justas y tenemos que hacer algo antes de que sea tarde”, asegura.

En poco más de un año de mandato, Prado ha conseguido reducir determinados gastos fijos a los que mensualmente tiene que hacer frente la sociedad, desde los recibos de la luz y el agua, hasta el teléfono, pasando prensa, limpieza y mantenimiento. Pero no ha logrado frenar la sangría de socios que han ido dándose de baja durante los últimos meses poner distintas razones: crisis, paro, incremento del 20 % en el servicio de repostería en terraza, apatía generalizada, uso de las dependencias de otras personas que no son socios, por poner algunos ejemplos.

Antes de confirmar de forma irrevocable su renuncia al cargo, Prado tomó nota de algunas de las sugerencias y propuestas que los socios le pusieron encima de la mesa para salir de la situación actual en la que se encuentran. A juicio de estos, la solución pasa por distintas acciones a acometer en el plazo más breve posible: solicitar ayuda a las administraciones públicas; una subida de cuota (en la actualidad pagan 6 euros y no se sube desde hace 15 años); venta de parte del patrimonio pictórico (hubo quien propuso la venta del famoso autorretrato de Vázquez Díaz, cuestión a la que se opusieron muchos socios); refinanciación de la deuda con la intención de alargarla al máximo número de años y la menor cuota posible; contratación de un conserje que regule el acceso, uso y disfrute de los servicios de la sociedad; dotar de mayor contenido cultural y nuevas propuestas atractivas a la sociedad con el fin de atraer a nuevos socios, etc.

Lo cierto y verdad es que, para la mayoría de los socios, la situación por la que atraviesa el Centro Cultural es fiel reflejo que lo que pasa en la sociedad local, donde cada vez hay menos personas interesadas en asumir ciertas responsabilidades públicas, sobre todo jóvenes, y las que finalmente acceden lo hacen porque se sienten obligadas o tienen algún lazo familiar que les impide dar una negativa por respuesta, como fue el caso del dimitido presidente.

En 15 días se sabrá si el Centro Cultural de Nerva apuesta por mirar con decisión y determinación al futuro o se queda anclado en los alarmantes niveles de apatía generalizada en los que parece estar sumido. Prado duda mucho que en la próxima asamblea, a celebrar en dos semanas, con el único punto en el orden del día de Presentación de Candidatura para Elección de Presidente, se presente algún socio dispuesto a asumir el reto. Veremos.

La asamblea del Centro Cultural

La asamblea del Centro Cultural

 La opinión del experto

El sociólogo y coordinador del grupo AZ Azoteas, Miguel Mojarro, en su última visita a Nerva, hace unas semanas, con motivo de la presentación del libro “Casinos de Huelva” en el Museo Vázquez Díaz, tomó su último café en la localidad minera con los amigos, con los directivos de los dos Casinos y con la espléndida compañía de cuadros increíbles en las paredes. “Fue en el Casino del Centro, el que emigró desde la plaza del Triángulo para ser vecino del magnífico Mercado de Abastos. Ese Casino que me asombró la primera vez por sus espacios y por ser la casa de las mejores pinturas, los mejores libros y las mejores setas del Sur”, recuerda.

Pero hoy me toca la fibra sensible la convocatoria de una asamblea general, para afrontar el duro trance económico de la supervivencia, amenazado por esa indigna figura de la hipoteca.

Ante la última asamblea celebrada, Mojarro comenta para Onda Minera RTV Nerva que, “desde mi atalaya de sociólogo que lleva cinco años profundizando en temas de casinos de Huelva, las sensaciones son múltiples, encontradas y de impacto”.

Para el sociólogo, evidentemente, un casino, como entidad privada, puede hacer de su capa un sayo y de su vida almoneda. Pero un casino se debe a su ciudad, de la misma forma que la ciudad debe parte de su historia al casino. “Pero el Casino del Centro no sería tal, si no estuviera en Nerva. Y Nerva no tendría algunas páginas de su Historia sin el Casino del Centro. Nerva no debe olvidarlo. Ni el Casino del Centro tampoco. Y no es mal momento para reflexionarlo”, añade.

Mojarro recuerda que el Casino del Centro tiene un patrimonio irrepetible: “Su magnífica biblioteca, hija de los afanes culturales de los socios en su momento; sus paredes, convertidas en museo admirable de obras de arte, que son hijas de pintores que nacieron en Nerva o que llegaron a ella atraídos por su color; el sonido de su piano, que acompañaba bailes y actos, avivado por los dedos únicos del Maestro Rojas; las salida y regresos de ese grupo con afanes micológicos, que sale a los cerros con las cestas vacías y regresa con la satisfacción bien llena; y más … Porque un patrimonio de un casino como el del Centro, da para escribir, para disfrutarlo y para sufrirlo”.

Por último, el sociólogo destaca que, el Casino en sí mismo, ya es un patrimonio antropológico importante. “Un patrimonio que es de los socios, pero sería Nerva quien sufriría las consecuencias de su desaparición. Nerva no debe permitir que un casino como el del Centro sucumba bajo el peso de la indigna hipoteca. Nerva debería volcarse para impulsar una de las joyas de la provincia de Huelva: El Casino del Centro”, concluye.