Corta Atalaya: inundada y agrietada

A escasos días para que se cumpla un año desde que Huelva Información se hiciera eco de las fotos publicadas en las redes sociales por un vecino de la Cuenca Minera denunciando públicamente el lamentable estado de conservación en el que se encontraba Corta Atalaya, Bien de Interés Cultural, BIC, con la tipología de Zona Patrimonial, prácticamente inundada y franqueada por enormes grietas en dirección al barrio inglés de Bella Vista, todo sigue igual o peor.

Corta Atalaya

Corta Atalaya

Según informa Juan A. Hipólito, de entre las pocas cosas que han cambiado en un año se encuentra el grupo de Facebook “Salvar Corta Atalaya” creado por otro vecino de la zona del que forman parte casi un millar de internautas y en el que periódicamente vierten con impotencia toda la rabia contenida ante la que califican como “desidia” en la que se encuentran sumidas las administraciones competentes y la empresa responsable del mantenimiento de la emblemática corta a cielo abierto.

De entre las últimas denuncias publicadas en esa red social destaca el derrumbe de varios bancos de pizarras que en forma de cataratas van circundando el enorme agujero de mineral, desde su cota más alta hasta las profundidades del agua rojiza que ya cubre más de la mitad del icono por excelencia de la Cuenca Minera, forjado a base de sudor, sangre y lágrimas de los cientos de mineros que pasaron por sus entrañas para extraer el rico mineral.

Y es que, aparte de las calamitosas consecuencias medioambientales que puedan derivarse por la falta de mantenimiento de este “ojo de cíclope vaciado”, como magistralmente describe el escritor riotinteño Juan Cobos Wilkins en su exitosa novela El Corazón de la Tierra, lo que verdaderamente exaspera la paciencia de los vecinos de la comarca es la falta de empatía que muestran quienes ostentan la responsabilidad de cuidar ese BIC como lo que verdaderamente es: “la joya de la corona”; “un símbolo de identidad propia”; “el principal reclamo turístico de la zona”; “un monumento natural labrado con el esfuerzo de los ancestros de los que hoy se avergüenzan de ver como se deteriora cada día de forma inexorable”.

Para más inri, los vecinos de la Cuenca Minera, que se resisten a ver su corta inundada como otras tantas de la provincia onubense porque no pueden, ni quieren, ni deben considerarla igual, tienen que aguantar, entre resignados y estupefactos, como en innumerables ocasiones diferentes administraciones y organismos públicos de la provincia se atreven a promocionar Corta Atalaya en diferentes ferias turísticas a nivel nacional e internacional con fotografías realizadas antes de su progresiva inundación, hace más de una década.

También en este punto, las consecuencias de mantener cerrado este icono turístico son bochornosas para los vecinos de la comarca que no saben muy bien explicar a los visitantes que llegan a Minas de Riotinto dispuestos a conocer de primera mano la majestuosidad de su grandiosa corta, que el reclamo turístico que vienen a fotografiar ya no existe tal y como se lo vendieron en su día en la promoción de turno.

A esto hay que unir el riesgo que corren los más atrevidos del lugar que, hastiados por esta afrenta que parece eternizarse en el tiempo sin remisión, no dudan en franquear los límites de seguridad de Corta Atalaya para mostrarla de forma furtiva a quienes no se resisten a llevarse una instantánea de recuerdo o para atestiguar con sus fotografías la crónica de una muerte anunciada.

El agravio de hace mayúsculo si los vecinos de la comarca recuerdan el plus que podría haber supuesto la explotación turística de Pozo Alfredo, cuyo proyecto contemplaba la posibilidad de bajar hasta las entrañas de Corta Atalaya para ofrecer al visitante un espectáculo maravilloso de estalactitas y estalagmitas dignas de la mejor de las grutas. Finalmente, la idea quedó ahogada entre miles de metros cúbicos de agua.

De no poner remedio a esta calamitosa situación, los vecinos de la comarca, muy en particular, y cuantos potenciales turistas queden por visitar la zona, en general, pronto habrán de conformarse con el visionado de las fotografías realizadas hace más de una década o la inmejorable descripción que Cobos Wilkins hace de Corta Atalaya en su famosa novela para evocar la grandeza del hueco dejado por el corazón arrancado a la tierra.

Los bancos de Corta Atalaya se derrumban

Los bancos de Corta Atalaya se derrumban

Principal reclamo del BIC de la Cuenca Minera

La Junta de Andalucía incoó hace un par de años el procedimiento para inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Zona Patrimonial, la Cuenca Minera de Riotinto-Nerva, localizada en los términos de Minas de Riotinto, Nerva y El Campillo. La Administración regional daba de esta forma protección a un amplio espectro de bienes de variada condición y naturaleza, de carácter material e inmaterial, como Corta Atalaya, principal referente de las formas de vida y de trabajo, de determinadas identidades colectivas, así como de unas formas de organización del territorio y de una evolución paisajística propia marcada por la actividad desarrollada en la comarca a lo largo del tiempo.

Corta Atalaya, situada en el término municipal de Minas de Riotinto, llegó a ser la explotación a cielo abierto más grande de Europa. Las dimensiones de su elipse son: 1.200 metros de largo, 900 de ancho y 350 de profundidad. Su círculo central mide más de 2.000 metros cuadrados. Fue uno de los proyectos más ambiciosos de la todo poderosa Riotinto Company Limited y estuvo en explotación hasta principios de la década de los ’90 del siglo pasado.

La Fundación Riotinto, que gestiona turísticamente y sin ánimo de lucro el Parque Minero de Riotinto, se encargó de su promoción entre 1992 y 2003, llegando a pasar de los 8.000 visitantes al año con los que comenzó a cerca de 50.000 que recibió en su último año como principal reclamo turístico de la comarca.

La emblemática corta a cielo abierto también ha servido de escenario para diferentes rodajes de spots publicitarios y películas, como El Corazón de la Tierra dirigida por el onubense Antonio Cuadri en 2007, adaptación de la novela homónima del escritor riotinteño Juan Cobos Wilkins.

En la actualidad y desde 2007, Corta Atalaya es propiedad de EMED Tartessus, empresa interesada en la reapertura de las minas de Riotinto que se encuentra a la espera de la aprobación de la Autorización Ambiental Unificada, AAU, para poner en marcha su proyecto y por la que recientemente se ha llegado a interesar el grupo suizo Trafigura, propietario de la mina de Aguas Teñidas que gestiona la empresa MATSA en Almonaster la Real.

La grieta de Corta Atalaya al Barrio de Bella Vista

La grieta de Corta Atalaya al Barrio de Bella Vista

Inundada y agrietada

De forma paralela a la inundación de Corta Atalaya marchan también de forma inevitable las grietas aparecidas hace diez años que surgen desde la propia corta en dirección al barrio inglés de Bella Vista cuyos vecinos observan impotentes su progresivo avance.

Las enormes grietas, en la que puede llegar a caber una persona en pie en algunos puntos de la misma, comenzaron a aparecer alrededor de la zona sur-este de la corta a mediado de la década pasada, tan solo un par de años después del cese de la actividad minera. Desde entonces, las grietas han ido tomando desniveles de hasta dos metros de altura en determinados puntos. Además, con el paso del tiempo, se hacen cada vez más visibles y numerosas en las pistas superiores de la propia corta.

La primera de las grietas, con una longitud de un kilómetro de distancia, alcanza las inmediaciones del emblemático barrio inglés a la altura del nº 53, mientras que otra, con apenas 100 metros, se localiza en el llano de estériles de la corta. Los vecinos de la zona vienen demandando sin éxito desde hace años la necesidad de un adecuado mantenimiento que evite que las grietas vayan a más.

La Administración regional anunció hace más de un lustro la realización de un estudio sobre la estabilidad de la zona que se encargaría de llevar a cabo la Escuela de Ingenieros Técnicos de Minas de Madrid y cuyo desarrollo y conclusiones, si las hubiera, desconocen por el momento los vecinos de la zona.

Las estalactitas de Pozo Alfredo se han perdido para siempre

Las estalactitas de Pozo Alfredo se han perdido para siempre

Predestinada a convertirse en una gran lago

A finales de esta semana, los arquitectos Machela Ghislanzoni y Marcos Romero, que intervinieron en el equipo interdisciplinar que realizó el expediente para la inscripción como BIC con la categoría de Zona Patrimonial de la Cuenca Minera de Riotinto-Nerva, en una conferencia monográfica sobre el paisaje minero de Riotinto ofrecida en el Museo Provincial de Huelva, vaticinan que, “el destino de Corta Atalaya es transformarse en un gran lago porque el paisaje es dinámico, evoluciona y no se puede congelar, a no ser que hubiese cualquier tipo de riesgo para el medioambiente o la población que requeriría de una intervención inmediata”.

Para los expertos en la materia, que alabaron el trabajo que realiza Fundación Riotinto a favor del mantenimiento del patrimonio minero, “el problema de Riotinto es tan grande y complejo que nunca será suficiente todo lo que se haga para cuidarlo y mantenerlo en condiciones óptimas”.

Aún así tanto Ghislanzoni como Romero, que ven muy complicado el trabajo de conservación por su alto coste, recomiendan atender las demandas de la población. “Hasta que punto podemos permitir ese proceso de deterioro. La clave está en la presión social. La población tiene que empujar a la administración y a los responsables de su mantenimiento a cumplir con su deber porque, en este asunto, además de sensibilidad hace falta voluntad. Hay que tener presente la opinión de la población local. Si los vecinos quieren seguir viendo su corta como siempre, hay que hacer todo lo posible para que así sea”, concluyen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s